Pinares de Pino Albar Imprimir

Los pinares naturales de pino albar (Pinus silvestris) se distribuyen al sur y este de la sierra de Abodi, donde disminuye la humedad y hay veranos más secos y calurosos. Los pinares del interior de Irati proceden de repoblaciones artificiales. Forman extensos bosques, en mosaico con otras especies arbóreas, pastizales y cultivos, en todo tipo de orientaciones y suelos, aunque las mejores arboledas aparecen en las umbrías. De forma natural, estos pinos ocuparían menos superficies de las actuales, en claros formados por otros bosques, en laderas muy soleadas y en lugares con muy poco suelo, siendo sustituidos por  hayas, robles o abetos cuando el suelo mejora. Como en muchos otros casos, las actividades humanas han tenido un papel fundamental en su distribución actual.

Cuando el ser humano abre claros en hayedos o robledales para conseguir pastos o cultivos temporales (denominados artigas o articas y muy utilizados en el Pirineo en épocas pasadas) y posteriormente los abandona, entran a vivir en ese espacio los pinos.

Cuando ya se ha formado más suelo, llegan los robles, hayas, abetos... dependiendo del lugar. Pero los humanos a veces los cortan selectivamente, para dejar sólo el pinar que es más productivo. Sin la intervención humana, la regeneración de los hayedos en las umbrías es cuestión de pocos años. Este carácter aventurero del pinar, muy característico de nuestros valles pirenaicos, hace que se recuperen para el bosque terrenos que de otra forma quedarían cubiertos de matorral.

Otras especies arbóreas que aparecen en los pinares son: tejos, álamo temblón, tilos y serbales. En las vaguadas húmedas aparecen avellanos y en las solanas prolifera el boj.