Agricultura y ganadería Imprimir

La ganadería ha sido el sustento principal de las zonas de montaña y una importante actividad en el entorno de Irati. En Salazar llegó a haber más de 40.000 ovejas rasas que ante la falta de pastos en invierno , trashumaban a las Bardenas por la Cañada Real salacenca , siendo este numero de cabezas actualmente notablemente inferior. En Aezkoa predomina la oveja latxa , cuyos últimos rebaños van a la Baja Navarra. También pastan en Irati vacas pirenaicas no hace mucho en peligro de extinción, su último reducto estuvo en esta zona, yeguas burguetanas: buen animal de tiro, su uso se ha restringido en los últimos años. Salazar, al igual que Roncal, ha sido un valle trashumante por excelencia. Antes de llegar el invierno los pastores llevaban sus rebaños de ovejas rasas a la Bardena de la Ribera de Navarra, siguiendo con una tradición de más de ocho siglos. Estos traslados de casi 90 km a pie se hacían siempre por un lugar fijo: la Cañada Real Murillo el Fruto-Salazar.

Si hablamos de usos tradicionales del suelo, está claro que no nos podemos olvidar la transformación que se produjo en la zona al introducirse el cultivo de patata de siembra, siendo durante décadas el principal ingreso económico de las zonas altas del Valle de Salazar y Aezkoa.

Actualmente la agricultura no representa superficies significativas dentro del área protegida, Roncesvalles Selva de Irati aunque aún sigue manteniendo cierta importancia como actividad económica en parte de algunos términos municipales como Jaurrieta, donde sigue manteniendo vigencia el cultivo de la patata.

La ganadería, sin embargo, mantiene un volumen de actividad importante y además mantiene implicaciones muy directas con los hábitats y las especies que han motivado la selección de este espacio como Lugar de Interés Comunitario.

La mayor parte de los pastizales ubicados en el área protegida tienen un régimen de propiedad comunal por lo que extiende las vinculaciones de esta actividad a la totalidad de los municipios que componen el valle.

En esta zona se dan cita, por orden de importancia, ganadería bovina, ovina, equina y caprina. Cada una con diferentes implicaciones económicas y ambientales.

Las explotaciones más habituales son las de ovino seguido de las de vacuno carne, aunque estas últimas tienen mayor dimensión económica

El ganado ovino es el mayoritario, significando tres veces más de UGM que el vacuno

Las otras dos modalidades de ganadería, equino y caprino tienen un peso mucho menor, casi anecdótico, aunque el equino puede presentarse como una alternativa generadora de recursos como caballos de silla. Los caballos suelen pastar durante la temporada en los pastizales de montaña de forma espontánea mientras que los ejemplares de ganado caprino suelen integrarse en pequeño número en los rebaños de oveja

En general las cargas ganaderas se sitúan por debajo de los valores  establecidos  por la PAC como valor de referencia de los sistemas de ganadería extensiva. Se puede entender incluso que unas cargas como las medias actuales para los municipios incluidos en el ámbito de aplicación del Plan son insuficientes para el mantenimiento de algunos hábitats. De hecho, se están observando procesos de matorralización de determinadas áreas, sobre todo con expansión del brezal y matorral de otabera.